Sociedad

El mundo en que vivimos, un festejo imperdible

Es parte de la naturaleza humana ser débil y ceder a la tentación de disfrutar de una vida cómoda, no importa si prestada, a cambio de que nadie y nada nos incomode. Sólo que ni la decisión es personal, ni la ilusión resulta un sueño individual. Algunos ejemplos para el ojal que necesitan los botones de todas las muestras. Ni París fue, ni el planeta se ha convertido en una fiesta. Por Luigi Lovecchio